No menu selected
Calla
Calla
A standard assortment of features are available with Calla. The Gantry 5 Framework provides the foundation for the template's feature set.

Queridas lectoras: Tere Bermea, quién recientemente nos invitara a una de sus conferencias para la mujer y para presentarnos su libro “Mujeres bellas, exitosas y poderosas…en el amor” nos ha obsequiado para nuestras primeras dos concientes femeninas que nos escriban al portal, simplemente comentándonos ¿porqué les gustaría tener éste libro?  ¡ corre el tiempo ! ¡ suerte !  .

 

Los amigos verdaderos se conocen, perdonan, toleran, ayudan y respetan.

Por Tere Resa

¿Recuerdas, mi estimado lector, el personaje de Robert Banner, que es un científico que se transforma en un ser de color verde, ingenuo pero de gran fuerza física, cuando recibe una descarga de rayos gamma en el momento en que está haciendo un experimento en su laboratorio? Pues bien, el Dr. Banner y el inocente Hulk tienen sus raíces en el libro escrito por Robert Louis Stevenson, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, publicado en Londres en 1880.

La temática del libro causó gran sensación, pues trataba de la personalidad desdoblada de un individuo afamado, muy inteligente, agradable y de buen ver, además de rico, como lo es el Doctor Harry Jekyll.
En contraste, el escritor presenta al “villanísimo” Edward Hyde, un tipejo diminuto, joven, lleno de maldad, desagradable, antisocial, despreciable y sin conciencia alguna.

A la luz de todos, ambos –Jekyll y Hyde- se han hecho muy amigos, tanto que le prestó una de sus casas y le será heredada a su muerte la cantidad de un cuarto de millón de libras esterlinas. Lo que nadie sabe es que estos dos sujetos son la misma persona. Es lo que Harry esconde (to hide, en inglés) y lo consume y por lo que se suicida.

En la época en que este libro fue escrito, Inglaterra tenía ya su gran momento histórico. La Revolución Industrial había marcado una nueva era en el mundo y se había colocado como primera potencia económica. Es la época de la Reina Victoria.

Si bien es cierto que el Realismo es una corriente artística que favorece a la ciencia, la literatura experimenta un nuevo sesgo. La presencia de un laboratorio de química es atrayente en grado sumo. ¿Qué pasa allí? Stevenson juega con este escenario lleno de matraces, pipetas, gases y sustancias peligrosas. Una de ellas es la cocaína. Allí prepara Harry su brebaje para encontrar el alter ego y separarlo, por decirlo así, de su cuerpo, dándole vida propia. Nadie es bueno, nadie es malo. Todos tenemos esta dualidad, pero debe prevalecer el bien sobre el mal para poder convivir en sociedad. Tarde, muy tarde, lo supo Harry.

En una segunda lectura, los amigos juegan un papel importantísimo. Sin ellos esta historia no se conocería. Lanyon es más médico que Jekyll; éste es más científico que aquél, y los une su pasión por la ciencia. Por otro lado, Utterson es el abogado, es prudente y ve más allá. Intuye que algo está mal y vigila su amigo. Es a quien recurren los criados, es quien toma la decisión que resuelve el conflicto y quien los entierra.

La medicina y la abogacía son dos profesiones ampliamente reconocidas que otorgan prestigio social a quienes poseen estos títulos universitarios. Nuestro protagonista confía a su condiscípulo su descubrimiento. Lanyon se horroriza por este secreto y muere. Utterson va al encuentro de cada uno de ellos en su momento y tiene en sus manos la verdad de lo ocurrido. ¿Por qué? Porque son amigos verdaderos.

En griego, amigo quiere decir sin mi yo. Y quizás lo que Stevenson quiso destacar en un segundo plano es el valor de la amistad como el más importante, en donde los sentimientos están involucrados. Son amigos de toda una vida y como tales se acompañan, se respetan, se consuelan, se tienen confianza. Comparten una grata caminata dominical, una cena exquisita, los criados los conocen. Todos se preocupan y se cuidan.

Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo en 1850. De familia acomodada, asisitió a la universidad. Gran lector desde pequeño, recibe la influencia de Sir Walter Scott. Enferma de tuberculosis, por lo que viaja constantemente a lugares donde el clima le favoreciera a una mejora en su estado de salud. Se casa con Fanny, una mujer divorciada. Muere a los 44 años de edad. Escribió La Isla Del Tesoro, El Diablo De La Botella, y La Flecha Negra, entre otras novelas.

La lectura que hoy nos ocupó la encuentras en varias casas editoriales. Es una novela clásica recomendada para adolescentes y adultos.

Por Deborah Legorreta

Se ha puesto de moda entre las niñas -o sus madres, no queda claro entre quienes- acudir a locales donde las pequeñas son disfrazadas de princesas para tomarles fotos. Como en todo juego imaginativo, las niñas adoptan el papel del personaje y por unos minutos se sienten bellas, poderosas y con derecho a demandar cualquier cosa que les apetezca. Son felices estas princesitas temporales que regresan a sus casas con la auto estima incrementada y la alegría de saberse bonitas. El arquetipo de la princesa se rehúsa a desaparecer a pesar de casi un siglo de feminismo y por algo será, he pensado mientras caminaba por el centro comercial donde pululaban las mini princesas.

Los cuentos de hadas y leyendas de princesas siempre tienen el mismo argumento: se trata de una mujer joven, a veces bella pero siempre poderosa. En ocasiones es de origen humilde venida a más gracias a sus encantos y virtudes -como en el caso de Cenicienta- o bien, se trata de una heredera legítima de algún poderoso monarca quien, a pesar de poder ser insoportable y berrinchuda, es una joven bondadosa, como en el caso de Blanca Nieves. En resúmen, las princesas de cuento son más buenas que bonitas y más trabajadoras que parranderas ociosas que agoten sus días en tratamientos estéticos y sus noches en tours antropológicos -de antro en antro- como algunas famosas que ya conoces.

También es común que en los cuentos de hadas aparezca en algún momento un príncipe salvador para rescatar a la princesa de los peligros a los que seguramente la han expuesto seres malvados, pero en algunos casos, como en el mito de Psique y Eros o en la más conocida historia de la Sirenita de Andersen, la que rescata es ella al pasivo e indefenso príncipe, aunque estas historias de valor femenino no hayan recibido tanta difusión como las de la joven indefensa y rescatada. En cualquier caso, lo importante para el mito de la princesa parece ser que acabe con príncipe al lado, sea éste tipo regente o consorte. “Las princesas consiguen galán” parece decirnos esa voz ancestral y quizás por eso seguimos queriendo ser princesas o madres de princesitas aunque sea de mall.

Podría darte argumentos para descontinuar el modelo princesa, pero prefiero no ir contra corriente porque, después de todo, investigando a fondo en todas las revistas sociales que pude encontrar, he llegado a la conclusión de que debería haber todavía más princesas. Ahora te explico porqué.

1. Las princesas modernas son auto suficientes Si estás al día en noticias sociales de las monarquías actuales, sabrás que las princesas de hoy son profesionistas, trabajan en empresas o son dueñas de negocios por lo que generan su propio sustento independientemente de tener príncipe al lado o no tenerlo. Algunas ya son madres y no por ello dejan de mantenerse activas intelectualmente o de realizar actividades laborales. Asi es que una verdadera princesa actual no está pensando en que llegue aquel que la “saque de trabajar” ni estudia una carrera MMC (mientras me caso) Sabe que entre más capaz sea de sostenerse en sus dos propias y bien moldeadas piernas, mejor será su relación con todos, en especial con ese posible Otro, sea noble o plebeyo que ya tampoco importará tanto.

2. Las princesas modernas tienen conciencia social Seguimos en las páginas de la prensa rosa las crónicas de visitas a huérfanos de guerra, hogares de ancianos y eventos a favor de distintas ONGs que realizan las princesas de este siglo. Aún aquellas menos activas en filantropía al menos se dejan ver en las galas para recaudar fondos así es que si te interesa llegar a princesa, sería indispensable que buscaras alguna organización benéfica a la cual dedicar al menos unas cuantas horas al mes. Sin labor social, no se llega ni a dama de la corte.

3. Las princesas modernas se distinguen por su gentileza más que por su belleza Si las observas, no son especialmente guapas en el sentido uniformado de otras celebridades, pero las princesas actuales tienen una expresión y un trato amable que las distingue y les hace mucho más atractivas que otras herederas de fortunas supuestamente más bellas por fuera, pero terriblemente feas por dentro. La palabra “gentil” de hecho significaba en su orígen noble por lo que no hay nada que ennoblezca más que una sonrisa franca acompañada de una actitud de respeto hacia personas de todos los orígenes y edades.

4. Las princesas modernas saben ser parejas Se caracterizan por apoyar la labor de sus esposos, asi como por mantener un trato amable y respetuoso hacia sus parejas siempre que están en público. Jamás se verá a una princesa burlándose del marido que se equivoca al contar una historia o decirle frente a otras personas palabras denigrantes o hirientes. De la misma manera, manifiestan una actitud digna que promueve ser tratadas con el mismo respeto y deferencia que el que ellas otorgan a sus parejas. El desprecio, las burlas, los gritos y los insultos son considerados por las princesas como manifestaciones de vulgaridad…y en efecto lo son.

Por tanto, comienza a escribir tu propio cuento comenzando por “Habrá una vez una princesa auto suficiente, gentil y solidaria con los demás” y puedes continuar con una descripción de tu maravillosa vida cotidiana tal como desearías que fuera a partir de ahora, acompañada por esos seres queridos con quienes elijas compartirla y te aseguro que si te empeñas, podrás concluir el cuento con el acostumbrado “y vivirán felices”.

Fotos: Dina Goldstein

Así nos presenta su  nuevo libro Tere Bermea, este 5 de Marzo en el Auditorio Nacional a las 11.00 a.m.  La entrada será para todo el público.  Esperamos  que si al leer la sinopsis te identificas con ella, seas la conciente femenina que estamos esperando en ese tipo de eventos para poderte ayudar ante la lucha de nuestro mismo yo interno que muchas veces necesitamos conocer para dejar de sabotearnos a nosotras mismas en nuestros éxitos.

Aquí te dejamos una sinopsis  que ella misma nos comparte.

Read More