DOCTORA LOURDES SUÁREZ.  PROFESORA EMÉRITA DEL INAH, Y PIONERA EN EL MUNDO EN EL ANÁLISIS DE CONCHAS Y CARACOLES. FOTO DMC INAH. M. TAPIA_650x415La investigadora Lourdes Suárez Diez, emérita del INAH es una de las pioneras en el mundo en el análisis de dichos materiales marinos, que tuvieron significado y uso importante en la época prehispánica, quien ha dedicado casi 50 años de su vida al estudio de ese universo maravilloso, como ella lo definde, luego de que hace unos días celebró sus 84 años de edad.

Los mayas los comercializaron con otras regiones; los toltecas los utilizaron para venerar a sus dioses, y la alta clase social de Tenochtitlan para demostrar estatus.

Las conchas y los caracoles jugaron un importante papel entre las civilizaciones prehispánicas. Los mayas, al sureste de México, las obtuvieron para comercializarlas con otras regiones; los toltecas, en Tula, las utilizaron para venerar a sus dioses, entre ellos a Quetzalcóatl, y la alta clase social de los mexicas, en Tenochtitlan, aprovechó la belleza de esos materiales conquiológico y malacológico para demostrar su estatus.

 

Las conchas y los caracoles,  son evidencias físicas del desarrollo de las sociedades mesoamericanas; no solo fueron atractivos por su variabilidad y abundancia, sino porque nos revelan importantes datos de nuestra historia.

 

Fueron muy diversos los usos que las antiguas culturas dieron a ambos materiales, por ejemplo , en Tenochtitlan se han localizado ofrendas con elementos de concha, lo que nos hace inferir inicialmente que las personas enterradas gozaban de prestigio social y/o económico, e incluso que era un guerrero, dado que ese sector también las utilizó en su joyería, armas o escudos.

 

Las conchas, su pasión

 

ESCULTURA FORMADA POR UN MOSAICO DE CONCHA. CONOCIDA COMO EL COYOTE EMPLUMADO. FOTO DMC INAH. M. TAPIA_650x432“Las conchas y los caracoles me encontraron a mí…, y no yo a ellos”, expresa la investigadora emérita del INAH, a quien cariñosamente sus alumnos la identifican como “Concha” Suárez.

 

Corría 1964, rememoró, cuando participaba en el Proyecto de Salvamento Arqueológico de la Prensa “Adolfo López Mateos” (El Infiernillo), en el Río Balsas, “me llamó la atención el hallazgo de material conquiológico y malacológico, a tan larga distancia de mares y ríos”.

 

Entrecierra los ojos, como tratando de citar fechas exactas, y dice: en aquel entonces, hace ya 47 años, le dije a mi maestro, el arqueólogo José Luis Lorenzo, que estaba interesada en hacer mi tesis profesional sobre las conchas. “Allá tú, haber lo que puedes hacer, tú sabes”, fue lo único que recibió por respuesta, pues no existía bibliografía sobre el tema.

 

Hoy, a casi medio siglo de distancia, la bibliografía disponible es de su autoría. Esa labor de campo y de escritorio, así como su extenso conocimiento, la han llevado a países tan distantes como Rusia, Japón, Grecia, Chile, Italia, Holanda y Suecia, por citar solo algunos, para dictar conferencias a especialistas.

 

PORTADA. LIBRO CONCHAS Y CARACOLES. ESE UNIVERSO MARAVILLOSO. FOTO DMC INAH. M. TAPIA_495x650María de Lourdes Suárez Diez ha escrito más de una docena de libros; algunas de sus obras destacadas son: Técnicas Prehispánicas en los objetos de concha (1974); Conchas, caracoles y magia en la cultura mexica (2010) y La joyería de concha en los dioses mexicas (2011).

 

Un terreno vasto para la investigación

 

La experta levanta las cejas como un acto reflejo al escuchar la pregunta de cuántas clases de caracoles y conchas se conocen en la actualidad. “Los biólogos han identificado hasta el momento—remarca estas últimas tres palabras— más de 100 mil especies de caracoles, así como 15 mil o 20 mil variedades distintas de conchas. “Es un terreno muy vasto”, acotó.

 

Sus usos en la época prehispánica también fueron diversos, por lo que su estudio también es amplio; las comunidades, así como los antiguos grupos sociales, le dieron a las conchas y los caracoles aplicaciones distintas.

Las pirámides, los huesos, la cerámica y la pintura no son los únicos indicios que tenemos para estudiar el desarrollo de las culturas prehispánicas, las conchas y los caracoles son una fuente importante de estudio y análisis,  concluyó.

Fuente: INAH

Fotos: INAH

Desde los orígenes de la humanidad, el deseo ha sido una pieza clave en la motivación del hombre para  alcanzar sus sueños. La  vehemencia e intensidad por conseguir los anhelos, lleva al ser humano a superar cualquier obstáculo que pueda encontrar en su camino, le permite superar miedos, crecer, crear y hasta llegar a la luna.

666_436x651El pueblo mexicano es el vivo ejemplo de una etnia soñadora, misma que le demuestra al mundo que el deseo por alcanzar un sueño es la esencia para salir adelante, justo como lo han hecho  las comunidades bordadoras de Santa Catarina, en el estado de Hidalgo y Zinacantán en Chiapas; las cuales son el principal referente en la inspiración y creación de Taak.

Las comunidades cuentan con un equipo de mujeres dedicadas a bordar, mismas que han ido integrando a la marca Taak, diseños basados en creencias e ilusiones que surgen cuando realizan su trabajo.

Es una empresa mexicana de alta costura, dedicada a elaborar ropa y accesorios únicos. Ha  logrado fusionar el diseño tradicional de las comunidades étnicas con la moda internacional de alta calidad.

La palabra Taak significa deseo en maya. Deseo por promover el talento mexicano y proyectarlo alrededor de todo el mundo; deseo por magnificar el trabajo de los indígenas y enaltecer la cultura.

El objetivo es  brindar a los clientes una experiencia  inmersa en la preservación y orgullo de la cultura mexicana. La marca busca  el crecimiento de comunidades indígenas abriéndoles  camino en la industria de la moda.

Taak surge como un proyecto sustentable para apoyar a las comunidades indígenas de Hidalgo y Chiapas; les da trabajo y les enseña a aplicar sus manualidades tradicionales como el bordado en materiales de alta costura. Es así como Taak pretende  mejorar la calidad de vida de las  familias indígenas.

756_435x650725_435x650

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El concepto de ésta colección  ha sido denominada Neonativo Primavera-Verano 2013, por ser la combinación de diseño, belleza y arte indígena con la alta costura.

Ésta colección fue motivada por la búsqueda de libertad y evolución que nos lleva a engrandecer y conservar las  tradiciones, creando diseños únicos.

Cada prenda y bordado  transporta los sueños y anhelos de las mujeres bordadoras y nos lleva a sentir el deseo de vestir Taak .

DSC_0845_P_432x651

 

Más Información: http://www.taakstyle.com/

mainPhotoMargaret Thatcher (13 de octubre 1925- 8 de abril 2013), una mujer que no se sentó en la sala de espera.

La bien conocida “Dama de Hierro”, murió este mes y quisiera honrarla con el presente, lejos del reconocimiento político-económico. Este pretende ser un homenaje a una mujer que vivió la cultura de la autenticidad y no esperó el momento oportuno para tomar su papel (aún en una cultura conservadora), al contrario, hizo de su momento un momento oportuno para ella, y con su ejemplo, para nosotras, las demás.

Cuando me refiero a su papel, es preciso aclarar, que su papel tiene muchas versiones, dentro de las cuales, quiero hablar del papel de una mujer que rompió estereotipos y brilló siendo mujer en un campo que había sido reservado en su época para el hombre. Pasará a la historia entre muchas cosas, por ser la primera mujer que ocupó el cargo de Ministra del Reino Unido (1979/1990), además es la persona que más tiempo ha durado en ese cargo en el siglo XX, no solo lo hizo bien, si no permaneció largo periodo y ahora a su fallecimiento ha sido reconocida en su tiempo, la historia no esperó.

Así pues, inicio con el título “Margaret Thatcher, una mujer que no se sentó en la sala de espera”, ¿a qué me refiero con “la sala de espera”? Para mi significa adoptar un sistema confortable de vida, es estar sentado esperando. ¿Qué se espera? Un resultado, una cita, una mesa, un momento… en fin se espera un algo que no depende de uno mismo, ni del tiempo propio. Lo triste es que si analizamos que se hace en una sala de espera, encontramos que en una sala de espera, uno se distrae con cualquier cosa, con lecturas cortas, con actos que no comprometen y se puede llegar a justificar que uno no hace nada, pues es que está esperando y esperar es la acción prioritaria del momento. Cuando esperar tiene un costo de oportunidad lamentable que es NO ACTUAR.

Lamentablemente, existen muchas mujeres que viven en esta sala de espera, haciendo de un momento transitorio, un momento perene, constante…. pero no congruente.

La mal llamada (en este siglo), liberación femenina, abre muchos escenarios para la mujer, ahora podemos -las mujeres- desempeñarnos en diversas profesiones y dentro de estas en diversos rangos, podemos ser activas en la política nacional o internacional, tenemos libertad de expresión y sobre todo libertad de elegir hacia donde queremos llegar y hasta cuando, sin embargo se oyen en contra de lo dicho en este párrafo, voces de la sala de espera de muchas mujeres que dicen: “el desarrollo profesional y personal de la mujer está truncado, pues la sociedad no está lista para que la mujer destaque” y es así como se sientan a esperar el momento oportuno para destacar.

margaret_thatcherEn esta multicitada sala de espera existen muchas sillas y una puede elegir en cual sentarse, a esperar y a no hacer.

Silla 1.- Falta de solidaridad.- La mujer que se sienta en esta silla, se encuentra convencida que existe una competencia desleal entre el hombre y la mujer, y por ello la mujer no llega a sus metas. Es triste observar que la competencia no es solo entre hombre y mujer, sino más bien entre mujeres. La mujer en el campo de batalla suele ser la depredadora de la propia mujer. Se requiere para eliminar esta silla, que la mujer se solidarice con la mujer, así como la protagonista de la novela de Marcela Serrano titulada “El Albergue de las Mujeres Tristes”. Así mismo, se debe de reconocer que la competencia no es entre géneros, sencillamente existe para hombre y mujer, no sobra decir que la mejor competencia es con uno mismo.

Silla 2.- Falta de Oportunidad.- la legislación nacional e internacional ha emitido diversas regulaciones donde se protege la participación de la mujer en el ámbito profesional. Cito de manera de ejemplo los principios de gobierno corporativo, por los cuales se reconoce la importancia de la diversidad en la integración de consejos de administración y altos mandos de dirección en las corporaciones, en estos principios se reconoce la importancia de la participación de la mujer. Así mismo, existe legislación que evita la discriminación de la mujer para ser contratada (por cualquier circunstancia). Los famosos “derechos humanos” y su sistema, no han quitado el dedo del reglón en protección de la mujer, la legislación de civil reconoce el trabajo de la mujer tanto doméstico y profesional. Estos derechos entre tantos han sido adquiridos, es facultad de la mujer ejercerlos, con este reconocimiento, esta silla desaparecería de la sala de espera.

Silla 3.- Dolor y miedo.- El miedo a romper tradiciones familiares, acuerdos sociales  aprendidos sobre la participación de la mujer en la sociedad, así mismo puede ser un dolor o miedo de dejar de proteger a los demás (bajo un instinto maternal universal) y no me refiero únicamente a hijos, para lograr metas propias. Es posible reconocer que el triunfo personal es la mejor protección que la mujer puede ofrecerse y ofrecer a los demás, y el triunfo se debe de interpretar en cualquier papel de la mujer, siempre y cuando lo haga convencida. Es posible que exista un dolor o miedo a reconocerse plena ante lo desconocido.

Existen muchas sillas para sentarse a esperar, salir de la sala de espera implica abrir la puerta de la “cultura de la autenticidad”, donde existe la convicción de que cada mujer ha llegado,  donde ha decido llegar, donde ha priorizado sus intereses, donde quiere destacar, ya sea como, madre, hija, hermana, deportista, profesionista, esposa, pareja, política. La excelencia en cada uno de estos interese significa, actuar, luchar, sacrificar, actuar en búsqueda del bien propio y de los demás, la honestidad con una misma y los demás y sobre todo, no imponer a las circunstancias como un verdugo invencible. Les debemos a las mujeres de siglos pasados la liberación femenina, la mesa está puesta, ahora hay que regalarles la cultura de la autenticidad, la mujer puede decidir quien quiere ser y no esperar a ser.

Fotos: Margaret Thacher Foundation http://www.margaretthatcher.org/

Una persona que porta una combinación de sensibilidad, astucia e inteligencia, sobre todo una maestra en inteligencia emocional. Sus amigos la llamamos  Paty, pero en el mundo exterior, en ese que en el que todos corremos por tener un sitio y un sustento se le conoce como Lic. Patricia Gaxiola Moraila, abogada, prestigiada y reconocida. Ante todo, muy mujer y muy amiga.

paty_g_mOrgullosamente mexicana, nació en México D.F. el 29 de junio de 1968, es la quinta hija de seis hermanos, es de religión católica y dentro de su filosofía de vida es no conceder a la inercia, es decir, cada paso que da, es buscando servir, el bien y con convicción, sentido, responsabilidad, congruencia, honestidad (hacia ella misma y los demás),  procurando siempre la generosidad y amabilidad.

Estudió la primaria, secundaria y preparatoria en el Colegio Williams y es abogada titulada y egresada de la Universidad Iberoamericana como Licenciada en Derecho, ha estudiado diversos diplomados en derecho mercantil, corporativo, inversión extranjera y otros cursos con acreditación de educación continua. Su principal experiencia profesional es en operaciones vinculadas con: auditoría legal; derecho corporativo, financiero, bancario, bursátil, sistemas para el ahorro del retiro, administrativo, además. participa como asesora legal y/o enlace institucional para inversionistas para con las autoridades en la consecución de la obtención de permisos y concesiones. Actualmente es asesora legal para diversos despachos, y ocupa el cargo de Secretaria de consejos de administración de varias sociedades.

Fuera de esa estructura laboral, entre sus hobbies se encuentra cocinar, pero en plena libertad, es decir, sin recetas, buscando en la olla: aromas, texturas, recuerdos, tradiciones, innovaciones, así como el reto de reproducir sabores ya experimentados en otra cocina.

pgm

La lectura, el teatro, la música y el cine, son compañeros constantes de vida. Viajar y conocer tradiciones, la naturaleza de los lugares, olores y sabores, son experiencias, dice ella que “no se cambian ni se

comparan, todas se unen en recuerdos que rompen tiempos y espacios, y se quedan en uno”.

Patricia -con todas sus letras, pues es una mujer completa- se encuentra encerrada en dos épocas, la mujer moderna, es decir la mujer profesional, activa, práctica, como la mujer de hogar a la vieja ultranza, es decir,  romántica, que goza arreglar flores en un jarrón, decorar interiores, consentir al que se deje y principalmente a su adorado compañero de vida.

Para ella, la amistad es un valor prioritario en la vida, con ello la lealtad, solidaridad y sobre todo el agradecimiento. Además de ser defensora absoluta de la institución más importante “la familia”

paty_gaxiola_m_a

amalia_aguilar_1950_fondosemoLas bailarinas de rumba, cubanas y mexicanas, además de ser protagonistas de cine y teatro, en los años 40 se convirtieron en el estandarte de libertad para las mujeres de la época. Para esa década, el número de rumberas en México llegó a ascender a 300, desde las famosas actrices de cine, televisión y teatro, hasta las bailarinas y coristas secundarias.

Las rumberas a través de sus bailes desparpajados y sus vestimentas vaporosas, se convirtieron en el estandarte de las mujeres de la época que vieron en ellas modelos de representación de la libertad de lo femenino, una antesala de la revolución sexual de este sector poblacional en los años 60.

María Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Amalia Aguilar y Rosa Carmina, fueron las cuatro cubanas que hace poco más de 70 años llegaron a nuestro país para enriquecer la vida cultural, y sin necesidad de un escrito ideológico en el que hicieran una propuesta de cambio en términos de la sexualidad, sus movimientos de cadera —propagados a través de la pantalla grande— bastaron para convertirlas en precursoras de la liberación sexual en México.

ninon_sevilla_fondosemoAsí lo señaló Gabriela Pulido Llano, historiadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien actualmente prepara el libro que llevará por título Las Rumberas. Cinco ensayos, en el que de acuerdo con sus estudios ha estimado que en nuestro país, en la década de los cuarenta, el número de rumberas llegó a ascender a 300, desde las famosas actrices de cine, televisión y teatro, entre ellas las mexicanas Meche Barba y Lilia Prado, hasta las bailarinas y coristas secundarias de salones de baile y cabarets.

“A partir de esta representación que hicieron las rumberas en el baile, en el que se empieza a ‘soltar más el cuerpo’ y se introducen nuevos ritmos que evocaban a ‘lo tropical’, se comenzó a hablar de una mujer moderna, avanzada para su época, a la vanguardia, de manera que este modo de expresión corporal se convirtió en una bandera para varios sectores de la población femenina”.

La investigadora de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, especialista en las manifestaciones culturales cubanas arraigadas en México, recordó que las rumberas de la isla no llegaron con la pretensión de provocar una revolución, sin embargo los bailes que ejecutaban en las películas —que originalmente introdujeron en el teatro y centros nocturnos— permearon en el ámbito cultural mexicano y a la postre repercutieron en un cambio de mentalidad.

rosa_carmina_1950_fondosemo“A partir de la llegada de las rumberas, en la prensa se empezó a hablar de las mujeres en otro terreno, se dio la pauta para tocar otros temas como el desnudo femenino, aunque con mucho moralismo; comenzó a hacerse un catálogo de los aspectos que hacían de la mujer una mujer moderna.
“Si uno lee las revistas de los años 40 —abundó— y analiza las reflexiones de los periodistas tras verlas bailar, muchas veces sus escritos giraban en torno a los movimientos del cuerpo, a los vestuarios sobre los que se les describía como casi desnudas; ellas no tenían reparo en aparentar que se estaba conservando una moral, porque en Cuba ese contexto era diferente al mexicano”.

Mientras en la isla, en esa década, uno de los cánones femeninos era no tener el cuerpo controlado, en México el control de éste y de la vestimenta eran la regla moral, de manera que los bailes que las rumberas ejecutaban no sólo fueron una novedad en términos estéticos sino del atrevimiento, destacó la historiadora.

yolanda_montes_tongolele_inah_sinafo_fototecanacionalPulido Llano explicó que el proceso de adopción de las formas de expresión de estas bailarinas por parte de la población femenina de México, comenzó por el impacto en los medios de comunicación; “las mujeres no fueron las que lo empezaron a promover, sino luego de que los medios se apropiaron de estos espectáculos y les dieron mayor difusión, aunado a la combinación con el contexto nacional en el que este sector de la sociedad ya estaba entrando al plano laboral y a ejercer de otra manera su feminidad, fue así como este fenómeno mediático se convirtió en un movimiento de largo aliento.

“Se trató un proceso que comenzó en los años 20, que no se dio primero en el Distrito Federal sino en las regiones, cuando se insertó el danzón en Veracruz y en Mérida, y empezó a propagarse en el terreno de la danza y del baile regional. Cuando llegó a la Ciudad de México —a finales de los 30 y albores de los 40— se volvió un producto que comenzó a cuestionar los arquetipos morales de la época, y con el arribo de las rumberas y su impacto mediático se dio un escándalo a nivel social”, puntualizó la historiadora.

No obstante que los medios de comunicación hacían análisis muy moralistas de estas bailarinas, en realidad estaban haciendo mayor propaganda. “Al revisar archivos fotográficos de esos años, para conocer cómo eran los salones de baile, los cabarets y el comportamiento social al interior de estos lugares, se ve a mujeres de familia que acudían a bailar como parte del ocio natural de aquellos tiempos, y no a libertinas como referían los periódicos. En las fototecas ves muchos documentos visuales, de los años 30 y 40, con perfiles diversos de señoras insertas en esos espacios.

rumberas_inah“Muchas eran mujeres de familia, otras que se incorporaban a la vida laboral y en sus ratos de ocio iban a los centro nocturnos a bailar, sin que ello significara que se estaban prostituyendo”, puntualizó Gabriela Pulido, al referir que a partir de la historia oral entre la gente que hoy tiene 70 u 80 años de edad, “se ve que contrario a lo dicho en los medios, de que ‘las mujeres no debían meterse en esos lugares de perdición’, eso no pasó”.

Había, dijo, muchas mujeres de muy diversos perfiles y niveles sociales, porque también había centros nocturnos para clase baja, media y alta, y ellas acudían a ver las presentaciones de las rumberas y más adelante a las bailarinas exóticas. “Podía ir la esposa de algún político a ver a Yolanda Montes “Tongolele” al Patio, y después ella misma bailar, no vestida como la rumbera o la exótica, pero sí imitar esa libertad, esos pasos, lo que tenía que ver con una posición femenina frente a lo social”.

Asimismo, añadió la historiadora, de acuerdo con la investigación de Alberto Dallal, del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, la incorporación de estos bailes al interior de las casas mexicanas, se dio a través de las fiestas familiares, en las que se buscaba hacer una copia de las escenas musicales que habían visto en las películas de rumberas, e incluso en los festivales escolares de los años 40, como se observa en fotografías de niñas vestidas como ellas.

ninon_sevilla_1950_fondosemoA siete décadas del surgimiento de las rumberas en el plano mexicano, concluyó Gabriela Pulido, siguen siendo un referente de la vida cultural de nuestro país, y prueba de ello es la recuperación, en años recientes, del guión de la obra Aventurera, en la que se rescata la rumba a nivel de propuesta escénica, luego de que este género se quedó al interior de los cabarets y en las películas, “pero en realidad nunca ha dejado de existir, porque aún hay remanentes de este baile”.

Información: INAH

Fotos: SINAFO, Fondo SEMO, Fototeca Nacional, INAH.

Danticat_Create_Custom

La escritora haitiana Edwige DANTICAT fue galardonada con el Gran Premio de Literatura de la Asociación de Escritores del Caribe, por su obra Create Dangerously: The Immigrant Artist at Work – Editions Grasset (Crear peligrosamente, el artista inmigrante a la obra – Ediciones Grasset.).

Con la ocasión de la Ceremonia de Cierre del tercer Congreso de Escritores del Caribe, le fue  otorgado el Gran Premio el pasado sábado 13 de abril en Deshaies, Región de Guadalupe, Antillas Francesas. El jurado, presenciado por Roger Toumson, presidente de la Asociación de Escritores del Caribe, fue integrado por: Ernest Pépin de Guadalupe, las Antillas francesas; Alexandre Alaric de Martinica, las Antillas francesas; Elisabeth Wilson de Jamaica; Chiqui Vicioso de la Republica Dominicana;  Dominique Battraville de Haití y Emilio Jorge Rodríguez de Cuba.

Por primera vez se han otorgado dos menciones especiales por una obra escrita en inglés y una obra escrita en español: Light falling on bamboo2012 de Lawrence Scott de Trinidad y Tobago y Necrópolisde Santiago Gamboa de Colombia.

Edwidge_Danticat_a

Según Roger Toumson, lo que ha motivado la elección del jurado fue que Create Dangerously: The Immigrant Artist at Work de Edwige Danticat es “ un libro extraordinario que confirma la calidad de la novelista.  El arte de la descripción, el arte de la narrativa que ella implementa en esta obra la convierte en un sublime cuaderno de viaje.  En ello expresa sus emociones y pensamientos que ha vivido al regresar a su país después del terrible sismo que afectó a Haití.  Al mismo tiempo ella se cuestiona sobre la responsabilidad del artista y escritor. Edwige Danticat resalta la belleza enigmática de la pintura haitiana la cual, según la autora, encierra los secretos de una aptitud hacia la vida de desafiar las desgracias, una aptitud esencial humana que hace de la creación literaria haitiana un tesoro universal de todos los pueblo: la esperanza.“

carola_perta_art

ATELIER 1022 celebra su segundo aniversario con la presentación de “PERLA PROJEKT 2.0”, una exposición especial de obras multimedia creadas por el elenco de artistas/dueñas de la galería: Ellie Perla, Carola Perla, and Susana Perla.

La exhibición que debuta el 11 de mayo del 2013, comprende obras de instalaciones fotográficas, poesía visual, y escultura de papel y luz de parte de las tres artistas mujeres, de origen alemán-rumano-peruano.

Este espacio dedicado al arte se localiza en Wynwood, el distrito de las artes de Miami, celebra con esta exposición de múltiples medios gráficos que examina la tradición y la permanencia mediante el uso de materiales efímeros, juegos de luz, e imágenes transitorias.

También incluirá las obras del artista residente y dueño de ATELIER 1022, el cubano-americano Carlos Rodríguez-Feo,

La exhibición permanecera hasta el 30 de junio del 2013.

susi_perla_art¿Qué es 
ATELIER 1022?
Es un sueño materializado con el que se pretende recrear la sensibilidad de una comunidad artística en un espacio público.  La exposición permanente de ATELIER 1022 presenta una selección de fotografía artística, dibujos, instalaciones y otras obras de mixed-media de los artistas en residencia Ellie Perla, Susana Perla, Carola Perla, and Carlos Rodríguez-Feo, que aspira capturar el concepto de comunidad artística de la galería mediante obras elaboradas y dinámicas, junto a ejemplos de fotografía basada en conceptos técnicos singulares.
ATELIER 1022 invita a todos los amantes del arte a celebrar belleza, colores y ritmos en un lugar donde se crea arte mientras chismes poliglotas resuenan entre las paredes.
ATELIER 1022 Studio and Fine Art Gallery está ubicado en el Wynwood, el Distrito de Artes de Miami.  Dirección: Address: 2732 NW 2nd Avenue, Miami, FL, 33127.
ellie_perla_atelier_1022

La arqueóloga Paloma Estrada Muñoz saca a la luz a 25 maestras en un libro de reciente publicación que aborda los aportes de de estas mujeres desde 1876 hasta el año 2006. Estas mujeres han sido pioneras en el análisis de materiales, el desciframiento de la escritura maya, la exploración de regiones culturales desdeñadas y el establecimiento de nuevas especialidades.

mujeres_pilares_arqueologia_mexicanaLas mujeres están invisibilizadas en la historia oficial de la arqueología mexicana, pese a que desde hace más de 130 años han contribuido notablemente a esta disciplina científica, siendo pioneras en el análisis de materiales, el desciframiento de la escritura maya, la exploración de regiones culturales antes desdeñadas o el establecimiento de especialidades como la arqueología subacuática.

Así lo ha podido corroborar la arqueóloga Paloma Estrada Muñoz, quien ha rastreado las huellas de varias de ellas, confirmando que sin sus aportes no podría concebirse la arqueología mexicana del siglo XXI, por lo que saca a la luz a 25 maestras en un libro de reciente publicación, resultado de una investigación realizada dentro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Read More

Beatriz Barba fue la primera arqueóloga titulada en el país, en 1955. Después se interesó, en la década de los años 70 y 80, por la iconografía mexicana; coordinó la edición de libros de esta especialidad, como el dedicado a la diosa mexica Xochipilli, entre otros.

Una mujer ejemplar que realizó estudios en el campo de la iconografía en la época prehispánica, así como los coloquios y libros producto del Seminario Permanente de Iconografía (DEAS), creado por la antropóloga en 1996.

El INAH rindió homenaje a la investigadora emérita, por su fructífera trayectoria profesional como maestra, antropóloga, arqueóloga y difusora del patrimonio cultural. Su producción académica abarca desde las culturas del mundo, hasta aspectos vinculados con las religiones y las prácticas esotéricas desde una perspectiva crítica.

beatrizbarba“No puedo decir más que gracias, de lleno y de corazón”, dijo una emocionada doctora Beatriz Barba, después de que trece oradores hicieran el recuento de cada uno de sus méritos en su dilatada trayectoria profesional de 60 años como maestra, antropóloga, arqueóloga y difusora del patrimonio cultural, durante el homenaje que tuvo lugar la víspera en la Casa del Risco que alberga el Centro Cultural Isidro Fabela, en San Ángel.

Después de expresar su respeto y cariño por la doctora Barba, Bolfy Cottom, secretario técnico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se refirió a la activa participación de la especialista para lograr el reconocimiento profesional de los antropólogos por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en 1959, y otras variadas luchas y aportes a la vida sindical del Instituto.

El doctor Cottom recordó que Barba se inició como representante de los alumnos que reclamaban participación en el otorgamiento de becas en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH); más tarde formó parte del primer Consejo Técnico de este plantel, en representación de los estudiantes. Posteriormente, estuvo involucrada en la defensa de los derechos de los trabajadores de la antropología en la institución.

Read More

Hay correos que tienen información valiosa y que vale la pena compartir. Hoy fue uno de esos días, una amiga me mando la siguiente reflexion firmada por: Axel Piskulic.

Pregunta: Siempre termino envuelto en dolorosos conflictos con mi familia, compañeros de trabajo, etc. Siento que todos se empeñan en generarme algún tipo de problema o que simplemente quieren iniciar una discusión. ¿Cómo puedo liberarme de estos conflictos?

Normalmente en medio de un conflicto tendemos a pensar que el responsable del malestar emocional que podamos experimentar es “el otro”. Esto nos parece lógico porque así nos lo indica nuestro “sentido común”. Pero algo debe fallar en estos razonamientos si nuestra conclusión es siempre la misma y al mismo tiempo ese “otro”, al que responsabilizamos por el conflicto, en todos los casos suele ver la situación exactamente al revés.

Si estuviéramos viendo una película de suspenso en la que todos tratan de descubrir quién es el asesino, y la cámara nos dejara ver que en las diferentes “escenas del crimen” siempre estaba presente la misma persona, justo en el preciso momento en que tenía lugar cada muerte… lógicamente sospecharíamos que ese personaje es el asesino.

Bueno, te pido disculpas por una comparación tan “truculenta” pero la reflexión a la que quiero llegar es que la única persona que está siempre presente cada vez que nos vemos envueltos en un conflicto es… uno mismo! Somos, por lo menos, el principal sospechoso de causar nuestros propios conflictos, de provocar nuestro propio dolor.

La raíz de cualquier malestar emocional en realidad nunca tiene que ver con otras personas. Si ahora nos sentimos mal emocionalmente es por lo que nosotros estamos pensando ahora. Son nuestros pensamientos presentes los que pueden hacernos sentir mal ahora, no las otras personas. Si lo que hacen los demás nos afecta, si nos hace sentir emociones negativas, la solución está en nosotros, dentro nuestro, y no en cambiar a los demás, que por otro lado es imposible.

Claro que sentiremos que son los otros los que nos causan daño. Pero eso es simplemente un mecanismo de defensa. En realidad vemos “afuera” eso que padecemos “adentro”, y no podemos ver eso que nos hacemos a nosotros mismos porque es algo que sucede de manera automática, inconsciente. Este mecanismo psicológico se llama “proyección”.

Te doy un ejemplo muy simple. Las personas que tienen una opinión negativa de sí mismos tienden a desaprobarse continuamente, a considerar que están siempre en falta, que son insuficientes de muchas maneras diferentes. Bien, quienes padecen de ese cuadro de “baja autoestima” son muy sensibles a la crítica o a la desaprobación de los demás. Y literalmente pueden llegar a sentir que nadie las valora, que sólo las critican causándoles profundo dolor. Pero la solución sólo se alcanza si comprenden finalmente que la raíz del problema era la propia autocrítica. Es ahí donde uno se vuelve “inmune” a la crítica de otros, como si hubiera sido “vacunado”, y ya no hay ningún peligro de exponerse a las demás personas. Y es en ese momento que comprende que lógicamente los demás no lo criticaban todo el tiempo… Los demás nunca nos dedican todo su tiempo y su atención… están ahí, haciendo sus cosas, y de vez en cuando interactúan un poco con nosotros y es ahí donde les asignamos un cierto sentido a sus palabras, normalmente para justificar nuestras propias emociones.

Una última reflexión: cualquier dolor emocional puede expresarse, cuando se comprende profundamente, en términos del propio mundo interno, sin involucrar a otros. Y conocerse, aceptarse y quererse a uno mismo es la clave para embellecer ese mundo interno… ese mundo interno que siempre vemos reflejado en nuestras relaciones con los demás.

concienciafem_acuerdos